SILENCIO 

Alguna vez lo diré 

caminaré derecho sin preguntar 

Alguna vez callaré 

Esperaré 

Porque un susurro deliberado 

me indica el camino en secreto 

Aprenderé su lenguaje 

y callaré para escuchar 

Anuncios

ERA DE DUALIDAD

Más de un año después, vuelvo

La dualidad de mi alma desabrochada

Búsqueda e ilusión enfrascadas

Pensé que podía escribir poesía cuando callé

Pensé que podía pensar poesía

Más de un año después

vuelvo sin volver

Rompo el silencio porque sí

Sin razón ni narrativa

Una frontera nueva me espera

Sin pasaporte

El día a día dibujará esta realidad

MEDITACIÓN

Me adentro en la poesía inconsciente de una hegemonía sagrada. Busqueda perpetua. Impaciente. Con ansiedad analítica disecciono mis sentimientos para encontrar un espacio en vacío y refugiarme en él. Paso a paso viajo de letra en letra, creciendo de color en color, de rojo en rojo, azul muy tenue del que no puedo colgarme, buscando el blanco para refugiarme. Y no sé quién soy. Y no sé qué soy. La poesía me habla en aquel lenguaje que yo mismo inventé en otra vida y que hoy no puedo traducir. La frustración de ser extranjero de mi propia lengua. ser desierto a la vez de paraíso tropical. La poesía me seduce en aquel idioma que ya no puedo entender. Y mi mente cae rendida a sus encantos: mis manos se congelan y no pueden hablar. Mis labios hablan sin saber lo que dicen. Después la lluvia, la nieve, el frío. El corazón cansado de mi alma vieja. La congelada ansiedad de un espejismo. Me adentro en la constante hegemonía de una percepción de libertad.    

IMG_7955

CAMBIAR AL MUNDO

perspectivaco

Ilustración: Alberto Busquets

Hombre. Hombre tinta. Hombre espejo. Hombre imagen. Hombre luna y hombre noche. Hombre esquema y Tinta pensamiento. Hombre libre sin esconder qué miran sus ojos. Hombre alcoba de palabras. Ilusión de líneas. Hombre idea. Hombre sentado. Hombre decidido. Hombre boceto. Tinta negra dibujando un sol naciente. Pensamiento. Hombre historia y hombre lengua. Hombre en búsqueda constante. Hombre místico. Espíritu inquieto. Hombre anhelo. Hombre mundo. Hombre. Hombre nada. Hombre hoy.

AFORISMOS DESTEÑIDOS

IMG_4387

La realidad es un concepto ambiguo.

El sexo es un concepto ambiguo.

Paradójicamente el sexo siempre es real.

El principio de la meditación es la ambigüedad de la realidad.

Paradójicamente el principio de la realidad es evitar la ambigüedad.

Principio conocido: El ser humano está donde su pensamiento está.

El ser humano, al ser un animal pensante, piensa en sexo.

La soledad es asfixiante.

La soledad es un concepto ambiguo.

El sexo cura de forma ilusoria la soledad.

Al existir distintas realidades, la soledad es una opción.

El tiempo es un concepto relativo.

El espacio es un concepto relativo.

La voluntad es un concepto binario.

La meditación es un acto de voluntad.

Paradójicamente la meditación utiliza tiempo y espacio.

La presencia está atada a la realidad al igual que la ausencia.

Al ser ambigua la realidad, la presencia y la ausencia son ficticias.

Sólo existe una verdad.

La realidad no puede ser la Verdad.

La presencia y la ausencia no son Verdad.

La Verdad es frágil y está directamente atada a la voluntad.

El pensamiento nos debe guiar a la Verdad.

La realidad y la Verdad buscarán en algún momento intersectar.

El sexo es Verdad a pesar de ser ambiguo.

La imaginación es la base del universo humano.

El ser humano vive de su propia imaginación.

La imaginación guía al pensamiento y el pensamiento crea la realidad.

Mientras toda una sucesión de conceptos creadores de universos toma lugar, tú duermes.

Al tú dormir no hay realidad, no hay sexo, no hay imaginación, no hay tiempo, espacio ni pensamiento dirigido.

Mientras duermes hay Verdad. Y hay ausencia.

PERFECCIÓN

IMG_4242

A veces imagino el silencio en tus labios. A veces mis labios son silencio. A veces busco en tu ausencia tu sonrisa, a veces en tu tiempo. A veces la serenidad está en el sueño de tu cuerpo. A veces en tu imagen en mi mente.

Escucho tu voz y veo tu risa. Admiro la ilusión de lo que somos, de todo aquello que callamos. Con los años he aprendido a no morir. He aprendido a ser de fuego. Con los años he aprendido de paciencia, de deseo y de conciencia. He aprendido que la perfección está en tu rostro. Que el delirio es un esquema y la imaginación es la verdad que no abandona.

Camino y el calor derrite mis ideas. Mi mente calla y en el puente veo otra orilla. Camino y mi cuerpo va hacia ti. Tanta gente va avanzando por la vida. Tanta vida en los rostros de la gente. Algunos andan y otros vuelan. Todo se confunde en sus miradas.

Y yo imagino este sueño de silencio dibujado por tus labios. Ilumino con mis sueños tu sonrisa. Camino cuando estás y me pregunto, ¿cuándo llegarás?

CONTAR UNA HISTORIA

  
Una historia es unos ojos, un cristal transmitiendo sentido a los hechos de los que algún alma será testigo. Una historia es un par de oídos, la música y la voz: los ruidos.

Una historia es aquello que presenciamos o que alguien presenció y nos transmitió, o algo que buscamos, o algo que nuestra mente nos cuenta en secreto, para otros oídos, para otros ojos.

Mientras tanto, la narrativa busca ser liberada. Las palabras intentan encontrar su propia danza para hacer belleza más que sentido o rudimentario sentido tal vez. Pero buscan su acomodo para no sobrar, para no faltar, para hacer de la poesía una imagen, para brincar de un concepto a un delirio. Para arribar a esa mente que ávidamente las espera.

Hoy la historia es pensamiento. Metáfora ardiente que viaja por mundos llenos de color. Por ciudades de libros y conocimientos ancestrales, por nuevas caras y nuevas pieles, nuevos acentos y nuevos olores. Nuevas sonrisas. Hoy la historia es pensamiento y música. Nada más. Un cielo azul reflejado en paredes de piedra. Voces de mil razas, cantos de mil lenguas.

Todo esto para llegar a este instante: al momento en que sueño con saber más de ti.

Y así, precisamente así, comienza la historia.