CONTAR UNA HISTORIA

  
Una historia es unos ojos, un cristal transmitiendo sentido a los hechos de los que algún alma será testigo. Una historia es un par de oídos, la música y la voz: los ruidos.

Una historia es aquello que presenciamos o que alguien presenció y nos transmitió, o algo que buscamos, o algo que nuestra mente nos cuenta en secreto, para otros oídos, para otros ojos.

Mientras tanto, la narrativa busca ser liberada. Las palabras intentan encontrar su propia danza para hacer belleza más que sentido o rudimentario sentido tal vez. Pero buscan su acomodo para no sobrar, para no faltar, para hacer de la poesía una imagen, para brincar de un concepto a un delirio. Para arribar a esa mente que ávidamente las espera.

Hoy la historia es pensamiento. Metáfora ardiente que viaja por mundos llenos de color. Por ciudades de libros y conocimientos ancestrales, por nuevas caras y nuevas pieles, nuevos acentos y nuevos olores. Nuevas sonrisas. Hoy la historia es pensamiento y música. Nada más. Un cielo azul reflejado en paredes de piedra. Voces de mil razas, cantos de mil lenguas.

Todo esto para llegar a este instante: al momento en que sueño con saber más de ti.

Y así, precisamente así, comienza la historia.

Anuncios

HUMEDAD DE COLORES

20140702-202220-73340582.jpg
Un lienzo. Pintura. Mi mente enfocada en un delirio, nuestro. Completo. Mis manos sucias procurando encontrar figuras en la luz de aquel abstracto. El deseo poco a poco liberando su pasión. El lienzo era grande, suficiente para abarcar un cuerpo humano. Tal vez dos. La combinación de los colores tenía que ser precisa, los trazos determinando una nada, buscando una idea. Esa violencia derrochada, escondida en lunas tibias.
De pronto tus ojos, la conciencia de tu aroma. Tu presencia. Apareciste entre sueños, libertad y frenesí. Con los pensamientos en blanco y las sensaciones desbocadas te tomé de la cintura presionándote contra mí mientras mi boca decidía por sí misma besarte con toda la fuerza de la que era capaz. Tus labios respondieron audaces: comunicación definitiva: dos bocas, nada más. Entre ellas descifraban los secretos del vacío, respondían al mundo, creaban un mundo nuevo. La saliva se mezclaba sin poder contener su propio placer. No era un beso, era la raíz de todo sueño.
A decir verdad no supe en qué momento arranqué tu ropa, o en qué momento desgarraste la mía. No supe en que momento terminó tu espalda tendida sobre el lienzo, cubierta por completo de pintura, creando formas, una obra de arte perfecta, mientras tus piernas daban espacio a mi cabeza para recorrer desesperadamente con mi lengua tu humedad, mi lengua te penetraba sin piedad mientras que tu espalda, en movimientos irregulares me llevaba hacia mí, la textura de los acrílicos, fríos, suaves ayudaba a mi lengua a presionar la llegada de ese orgasmo, tú sabías que tu espalda creaba, tu sexo sabía que eras libre, que formábamos parte de un todo de belleza. Tu piel me contaba en secreto que estabas a punto de lograrlo. Entonces, sin poder resistir, moví mi lengua hasta tu boca, pasando rápidamente por tu ombligo y tus pezones. Te penetré en un solo movimiento casi musical, casi místico. No pudiste controlar un grito al sentirme dentro de ti. Tuve que parar para contenerme. Respiré. Unos segundos después embestía de nuevo, lo hacíamos rítmicamente hasta que tomaste por completo el control. Las palmas de mis manos manchadas de pintura sobre el lienzo al tiempo que la fuerza de mi cuerpo vivía solo para ti. Me tomaste por los hombros, violentamente, y sin dejarme salir de ti pusiste a mi cuerpo de espaldas contra el lienzo, haciéndote cargo de cada movimiento sólo tú. Sólo tú. Tomaste mis manos para llevarlas a tus senos. Y te movías, libre, sin mí. Disfrutabas de mi cuerpo sin prestar importancia a mi presencia. El ritmo era tuyo, mi cuerpo era tuyo, mi erección dentro de ti era tu juguete sexual del que hacías uso a tu entero placer. Me usabas mientras gemías, tus gotas de sudor caían sobre mi cuerpo manchando de morado mi pecho, el lienzo, mi cara. Tus gotas de sudor lograban empapar todo rastro de ilusión no contenida.
Quise mover mis manos a tu cintura, no lo permitiste, casi con enojo las llevaste de nuevo hasta tus senos. Mis dedos en tus pezones, presionando con fuerza. Mi cuerpo reaccionando a ti, a cada movimiento, danza ardiente de tu cuerpo contra el mío. Veías cómo esa tela blanca detrás de mi espalda creaba una nueva obra de arte con tu cuerpo, con el mío. Apretabas mi cuerpo con tus piernas, ahora embestías tú, provocando a mis gemidos. Me poseías por completo, mi pelvis empapado de ti. El olor de tu humedad, del sexo, del arte y la pintura nos llevaban de la mano a otro destino, a ese universo desconocido hasta ese instante. Te pedí permiso para terminar. Permiso denegado. Espérame dijiste. Espérame. Repetías una y otra vez con diferente entonación, subiendo el volumen. Espérame. Entre aliento y gritos. ¡Espérame!, seguido por un gemido ahogado de placer sin nombre. Dejaste ir un tenue. Ya. Detuve tu cadera fuertemente con mis manos para que sintieras mi explosión. Gritamos de nuevo. Juntos. Te dejaste caer contra mí a besarme despiadadamente. Olvidando los límites de nuestros labios terminábamos de compartir ese orgasmo pasando la lengua por las caras, por la boca, por las lenguas.
Luego te quedaste reposando en mí, descansando, observando el recorrido de la pintura de colores diluida con sudor.
Entonces, el tiempo desapareció. Desbalance de hipotéticas locuras. No sé cuándo ni dónde. Cómo. No supe nada más. No sé más. No encuentro expresión ni libertad después de ti. Tus ojos cerrados en mi mente. Tu sonrisa tímida.
El concepto de crear y revivir. Todo en un nosotros de niebla y distancia. Porque nunca hemos coincidido. Mi locura te inventa en su propia imaginación.

LO QUE NO SE VE

loquenoseve

Inspiración. Un día cualquiera que termina siendo un día no común. Todos los días extraordinarios comienzan exactamente igual que los días ordinarios. La diferencia la hace el tiempo.

No pasó mucho tiempo antes de comenzar a soñar, antes de evitar caer entre las nubes y un horizonte saturado de alucinaciones. No pasó mucho tiempo antes de que llegara la noche. Y tú con ella. O alguien disfrazada de ti. En la noche llena de tinta.

Seducción. Todos los días son el mismo en esencia, todos los días tienen noche y brillan a su manera. Todas las alucinaciones tienen un piso y un fin, todas las realidades tienen su fantasía. Tu cuerpo no fue la diferencia entre mis manos. Tu sudor fue alucinógeno al mezclarse con el mío. Tu saliva sicotrópica. De pronto descubrí que no sabía donde estaba. Enredado entre tus sábanas. En tu cama, cubierto con tu cuerpo. Con tus labios y mi lengua viajando entre sonrisas y gemidos. ¿Dónde estoy? El tiempo hace la diferencia en un día cualquiera. Ahora ya existimos.

Te busqué después de las nubes y después de la noche. Sólo te encontré en la más profunda tinta. Entre mis brazos no llorabas. Al penetrarte descubrí que eras de fuego. Y de nuevo tu sonrisa.

Inspiración. Otro día. El mismo. El de siempre. Espectacular presencia en mi memoria, en mis dientes atrapados en tu ombligo, en tus hombros, en los cuentos, en los libros. El papel de piel, nuestras manos de poesía. Nos perdemos, nos buscamos. Otro día. Ya existimos.

Neblina. La diferencia de cualquier día de verano. La imposibilidad de predecir el futuro, el espacio. Ese mismo que se acorta si te tengo. Con las manos finalmente te veo. En mi cama, una vez más. La misma. Todas. Tus gemidos en mi almohada prisioneros, desvelados entre aroma y melodía. Los sentidos. Cada uno abre una puerta para ti. Y al final somos poesía.

Todavía nos soñamos por la noche. Porque somos tiempo, aunque escondido. Porque un día cualquiera termina siendo uno. Y uno es el significado de todo.

Otra vez desapareces cuando llega por fin un nuevo amanecer. Fuego y sal en la memoria. Tal vez somos sólo sombras. El instinto de buscar la realidad.

ESTA TARDE

photo(4)Mi proyección de una tarde es empapado de tus manos. Atrapado por la ausencia de tu piel. Mi proyección de una tarde es con el ruido de tu aliento por mi cuello, nos buscamos en la espera. Implacable sol de media tarde y yo añorando sin más tu tacto.

Mi mente te cubre en un abrazo, recuerda cada sensación. Mi mente siente tus senos en mi pecho, mis manos con paciencia en tu cintura: mi mente siente tu pierna con la reacción masculina de mi cuerpo. Mi mente descubre tus labios ansiosos, convertidos en abrazo y no en beso.

Mi mente luego te penetra y regresa al sonido de tu aliento. Al gemido. Te descubre entre la tarde y las paredes. Mis manos son ahora. Las tuyas te detienen y mi cuerpo embistiendo reconoce al tuyo. Una tarde y mi proyección de la misma.

Una y otra vez contra ti, escondiendo los sonidos. Reviviendo a nuestro instinto. Sudor. Una y otra vez empapado de tus manos. De saliva y de tu aliento. Una y otra vez: gritos ahogados. Mi proyección para una tarde es esperarte. Soñar con tus manos. Saber que no vendrás.

SIETE MINUTOS

20130530-121909.jpg
El primer minuto simplemente trata de tu presencia: realidad deliberada, azar y dos sonrisas. Un espacio vacío, lleno de sueños y del espectáculo del sol.

El segundo minuto, sé tu nombre y el nombre de tus ojos, conozco en la mente el nombre de tus labios.

El tercer minuto significa la agonía de la ausencia, de los sueños de tenerte, dibujarte en la memoria y esperar la llegada de una respuesta.

El cuarto minuto somos cama, en un nuevo espacio, en lo que será la vivienda de uno solo de los dos. Somos cama, somos cuarto, somos vino y somos noche. El cuarto minuto soy de ti.

El quinto minuto tus labios me llevan a tu lengua, mi lengua reconoce tu presencia, tu cuerpo sin escudo bajo el mío, el quinto minuto regresamos a nosotros, somos uno. Entre gemidos y paciencia, entre pasiones y destellos. Somos uno. Nueva casa, nuevo vino.

El sexto minuto es un orgasmo. De la mano, juntos por completo, la presencia que fue ausencia. No te has ido. No has llegado. Eres mía. Eras mía desde antes de nosotros.

Siete minutos y regresas al espacio vacío: un gimnasio, un comedor, un nosotros escondido en aromas que no están. Siete minutos y sigues observando el lugar en el que quizá termines habitando.

PALADAR Y MAGIA

chocolate1Paradójicamente, la libertad absoluta es un concepto relativo; sin embargo, nuestra vida no es sino un enorme conjunto de momentos, mismos que representan aquello que nos hará sentir o no libres, ya sea absoluta o relativamente. Aquí empieza mi historia, mi historia se llama Ella, y más adelante explicaré su relación con mi libertad y el absurdo concepto de cualquier absolutismo.

Primera parte: chocolate. Sus manos hacían magia, conocía la proporción perfecta entre ingredientes, la relación exacta y las combinaciones precisas. Todos aquellos sabores que no pueden siquiera pensarse juntos, ella los exploraba, los transformaba, los hechizaba y terminaba con un bocado de chocolate y su toque especial: casi místico. La sensación duraba segundos, pero eran segundos que vivían en la sangre, segundos en los que todo el cuerpo perdía el control y las emociones se convertían en sensaciones filtradas por la lengua.

Segunda parte: mi lengua tocó su cuerpo. Sus manos hacían magia,  y la primera ocasión en la que pudimos estar a solas lo demostró, el chocolate manipulado por ella era hipnotismo. Su cuerpo desnudo era solo una visión, un destello de fantasía envolviendo por completo mi esencia humana, con todas las partes que esto puede representar. Un toque casi amargo llevó a mi lengua en línea recta hasta su ombligo. Ahí el sabor fue tan dulce que empalagaba. No me permitió seguir, me obligo a dejar mi pecho presionando entre sus piernas, como si yo no fuera más que un instrumento para su primera etapa de placer, gemía mientras detenía con suavidad mis hombros. Luego tomó mi cabeza y con un dedo puso en la punta de mi lengua un sabor a chocolate único, distinto a todo, a sabores, a olores, a textura: distinto, sin más. Segundos después, mientras reconocía lentamente dicho sabor, sentí cómo mi boca se anestesiaba con una relación placentera, mis manos, mi cuerpo. Algo pasaba en mí. De pronto sentí como sus manos guiaban a mi cabeza. Luego, ya entre sus piernas, sentí la furia de su humedad en mis labios, en mi lengua, en cada parte de mi mente. Sus gemidos me penetraban por cada poro, cada vez con más intensidad mi boca la exploraba, cada vez su humedad gritaba con más fuerza. Justo en el instante en el que un orgasmo comenzó a surgir de ella, me obligó a penetrarla. A besar su boca mientras lo hacía. Yo había perdido el conocimiento mucho tiempo antes, o no lo había perdido, no sabía absolutamente nada. Hasta que, fuera de mí, logré observarme encima de ella, dentro de ella, gritando con toda mi fuerza mientras nuestras bocas intentaban callar nuestros alaridos sin lograrlo. Su orgasmo fue mío, el mío de ella. Su olor fue más maravilloso todavía que cada sabor que me había llevado a conocer.

Tercera parte: me di cuenta que ya le pertenecía. Iniciamos algo. Al menos eso pensé. Sin duda lograríamos algo, el tiempo nos llevaría de la mano a una vida en común. O algo. Yo le pertenecía.

Cuarta parte: la libertad absoluta es un concepto relativo. No la volví a ver. Como si nunca hubiera existido. Su teléfono pertenecía a alguien más, en su dirección nadie parecía haber escuchado nunca de ella. Por primera vez había sentido libertad, comprensión, plenitud, por primera vez había conocido a alguien que me escuchara a pesar de no tener voz, por primera vez logré gritar en vez de callar. Y terminé perdiéndome en ese silencio.

Hasta que la encontré, saliendo de mi trabajo, en el espectacular de la avenida principal. Era ella, la modelo del anuncio. Yo: un idiota. El mismo de siempre.