EL SEXO VENDE (PARTE 2)

20120402-204835.jpg

Ayer escribí acerca del papel del sexo y del erotismo en la seducción, y del papel de la seducción en todo aquello que se vende. Ahora quiero adentrarme más a un punto específico de este análisis como lo prometí a @valevillag.

El sexo no es parte de la seducción. El erotismo no es parte del sexo. La frase “el sexo vende” no significa (al menos en mi post), que los cuerpos desnudos y las insinuaciones pornográficas sean una herramienta de ventas. Ni hablo de cómo utilizar dicha herramienta en el mundo de las ventas. Al contario, lo que busco plantear es la razón detrás de dicha premisa: el sexo vende porque abre una puerta al deseo, y una vez que dicha puerta está abierta, somos vulnerables a acceder, no al sexo, a lo que está después de la puerta que abrimos con el sexo.

Por ejemplo, la poesía sensual cala. Llega muy profundo. Dispara sensaciones. Y muchas veces lo que busca esa poesía sensual es mandar el mensaje discreto entre el párrafo que habla de los orgasmos y el párrafo que habla del sudor. O, el anuncio escondido en el deseo: para esto no es necesario el cuerpo de una mujer desnuda, o de un hombre, sino la sutil sugerencia del propio objeto de deseo del receptor.

El sexo vende porque es lo que busca el ser humano. El sexo vende porque quien compra espera recibir a cambio placer, satisfacción. El sexo es la metáfora. Y entre más accesible más difícil se vuelve el arte de vender erotismo.

La poesía, por años, ha sido un arte difícil de difundir. La poesía es sensible a cierta luz que la revela, es sensible a los sonidos, al olvido. La poesía es sensible a las malas copias y a la charlatanería. Y el sexo, como herramienta de ventas, la ha hecho prostituirse. El sexo vende, muchas veces, porque prostituye a las letras.

Hoy creo que el sexo es más accesible que nunca, el erotismo barato y la pornografía han alcanzado cúspides inimaginables. La publicidad basada en sexo se ha convertido en una constante. El principio es el mismo, el sexo vende porque ofrece a la venta el objeto del deseo. Sin embargo, la sensualidad real no vende sexo. Vende pasión, y el sexo es solo un instrumento.

Pasión, locura, sensaciones. Deseo. Deseo. Deseo. De eso se trata el sexo y de eso se trata la venta.

¿Quieres un buen secreto para promocionar algo y venderlo? Provoca deseo.

PROFESIONALES DE LA INFORMACIÓN

En su columna de hoy en El país, Elvira Lindo habla de la diferencia entre el periodismo y la comunicación. De la diferencia entre profesionales y diletantes. Habla también de lo que llaman el fin del periodismo.

Compara a los lectores de periódicos con lectores de Facebook y usuarios de Twitter. No habla de papel o formatos digitales, habla de periodismo y comunicación: de aquellos que aman leer los periódicos (tanto como para leer varios al día) contra aquellos que están conectados todo el tiempo y piensan, por eso que están a la vanguardia de la información. Y no (como lo dice ella).

Luego habla de la medicina tradicional y la medicina alternativa como analogía a la situación actual del periodismo. Dice que el periodismo “se acaba”. Yo creo que el periodismo reinicia.

He hablado hasta el cansancio en este blog y en otras publicaciones acerca de la mediocridad de la comunicación en la era digital, de la sobre oferta de información y la cantidad de mierda que abunda en el infinito universo de la red. He hablado mucho de la necesidad de los profesionales y he aconsejado no dejar a un lado a los medios tradicionales o clásicos.

Para mí lo más importante es la calidad, en el arte, en la comunicación, en el oficio. El periodismo se convierte en la historia, en la voz de nuestra era. El periodismo es quien dirá mañana quiénes éramos hoy. Y para eso se necesitan voces de verdad y no peleles. Por eso la vanguardia de la información la siguen llevando las grandes plumas, son y serán quienes hablen por nosotros.

Y para eso hay que hacer otra comparativa que falta en la columna: profesionales contra diletantes. Sí, pero no profesionales del impreso contra diletantes de la digital. Eso es una comparativa coja. Profesionales contra profesionales y diletantes contra diletantes. No podemos comparar lo peor de un mundo contra lo mejor de otro. Eso nos deja tuertos.

Seguramente Elvira Lindo no ha leído los periódicos en México para darse cuenta de lo que hacen los “profesionales” en el periodismo. Razón por la que muchos apreciamos las nuevas tendencias de la información. Aquellos lectores empecinados que damos oportunidad a nuevas plumas.

Los que no creemos que el periodismo esté llegando a su fin, sino que creemos que acaba de llegar a un nuevo comienzo. Un nuevo comienzo que también incluye a profesionales.

 

Si quieres agregar algo a este post, hazlo a través de los comentarios o por e-mail a contacto@ceditorial.com, si consideras que esta información vale la pena, compártela.

Por cierto, ¿estás suscrito a este blog?

EINSTEIN: ARCHIVOS DE UN GENIO

20120319-221749.jpg
Hace unos meses escribí en este mismo blog un post que hablaba de Steve Jobs y de la ardua labor de algunos (en ese caso Malcolm Gladwell) por humanizar a los genios. Sostengo mi punto de vista, a los genios los conocemos y admiramos por su obra. Punto.

Ahora, si ahondamos un poco más en el tema, descubriremos que hay infinidad de actitudes o acciones en la vida privada de algunos genios que fueron causales de la obra que tanto admiramos. Ver sus notas (a diferencia de saber de qué lado de la cama dormía) puede ser la más representativa interacción de la vida privada de un genio y su obra. Ver las notas, dibujos, letra, papeles de cualquier persona que admiramos puede resultar tan productivo como leer al mismo autor, de hecho, es parte indispensable del estudio a profundidad de dicha personalidad.

Y las notas de Einstein no pueden ser menos que maravillosas. Sus posturas con respecto a su judaísmo, a Alemania: a la guerra y a la academia. Al arte y la humanidad. La relación de su condición humana con su obra sobrehumana se encuentra en miles de notas escritas con su puño y letras.

La Universidad Hebrea de Jerusalén lanzó un archivo digital en el que se puede acceder a miles de notas del físico judeo-alemán. Además de contar con un diseño sencillo y amigable, este archivo contiene información valiosísima no solo para el mundo de la ciencia, sino para la intelectualidad en general y, sobre todo, para aprender a ver la vida con ojos distintos.

La recomendación para navegar en la galería de esta página y ver las digitalizaciones no para humanizar a Einstein, sino para comprender un poquito más qué es lo que pasaba por una de las mentes más prolíficas del siglo XX y para ver hasta qué punto la tecnología nos lleva a una fase del conocimiento nunca antes siquiera soñada.

¡Ah! Y una cosa más, si esa información personal se pudo reunir de la primera parte del siglo XX, hay que tener cuidad en la era de Google con todo lo que escribimos, por ahí estará siempre guardado, en algún extraño folder de una nube, al parecer irrelevante.

 

Si quieres agregar algo a este post, hazlo a través de los comentarios o por e-mail a contacto@ceditorial.com, si consideras que esta información vale la pena, compártela.

Por cierto, ¿estás suscrito a este blog?

POR DENTRO Y POR FUERA

Inventamos mil memorias. Es tan fácil confundir una parte de nuestra visión con fantasías. Hedonismo y laberintos: de vez en cuando el arte va de la mano con la vanidad. Entonces inventamos mil memorias. Millones de recuerdos que nos llevan a ser quienes somos. A demostrarlo en colores y texturas. Somos parte de una vanidad artística que nos limita, nos delimita, nos obsesiona o nos define. Somos parte de una evolución que nos plastifica y nos falsifica. La evolución de una personalidad. Nos mata o nos revive. En algunos casos, esa misma evolución es la madre de la inmortalidad.

Hay personajes o historias que nos cambian la vida. Un libro. Un poema. Una película: teatro, danza, ópera, novela, sinfonía, carta, pintura. Lo que sea. Hay personalidades y biografías que nos marcan de una u otra forma.

Hace poco vi un documental llamado Bill Cuningham New York. La vida de un hombre que ha pasado décadas fotografiando moda espontánea en las calles de Manhattan para una columna en The New York Times.

Bill se convierte en un ícono del mundo de la moda neoyorquina, o referente de la moda mundial. Bill: excéntrico y apasionado a la vez. Callado y en bicicleta. Anna Wintour, editora general de la edición americana de Vogue lo admira. Ella. Inspiradora de películas. Grandiosa personalidad que viaja por el mundo en limos con chofer. ¿No es paradójico? Bill, en su bicicleta, desayunando todos los días el mismo combo de 3.99 en el mismo Deli. El glamour y el oficio. El oficio sin glamour. Pero sobre todo, el poder de ser.

El poder de ser. A diferencia del poder de aparentar. Por eso inventamos mil historias. Construimos realidades, las habitamos, las destronamos. Las conducimos hasta que se encuentran con nuestra vida. Las maquillamos y nos vamos moviendo por ellas en nuestras propias fantasías. Por eso adoramos la poesía, la magia de la música. Porque nos hacen sentir por dentro. La moda como arte nos alimenta el ser estético. Como glamour, y pretencioso laberinto, ¡ja! Muchas cosas me han marcado, una de ellas es la filosofía de Cunningham. Un excéntrico viejito en bicicleta, con una baratísima chamarra azul, una sonrisa traviesa y una encantadora como cortante forma de ser, un hombre que sin glamour, es un jugador importante del mundo más glamoroso de una de las ciudades más glamorosas del mundo.

¿No es maravilloso encontrar los caminos por los que se mueve la autenticidad de este planeta? Bienvenidos los creativos de la humanidad.

PUBLICACIÓN SIMULTÁNEA EN ForoJudio.com

CIENCIA, ARTE: NEGOCIOS

El arte y la tecnología tienen una estrecha relación. La tecnología y los negocios son todavía más cercanos. La tecnología como parte de nuestra civilización es, al parecer, la parte medular del comercio y de la divulgación. Por lo tanto, la ciencia, como madre de la tecnología, toma un papel vital en nuestra sociedad.

Hoy leí la noticia de que el gigante Rakuten, vulgarmente conocido como el Amazon japonés, compró en 315 millones de dólares el lector electrónico Kobo, líder en el mercado junto con Nook de Barnes and Nobel y Kindle de Amazon. Rakuten tenía ya su propio lector electrónico llamado el Raboo, fabricado por Panasonic. Sin embargo, no le fue suficiente. Necesitaban pelear el número uno. Porque pueden. Rakuten es, la página número 74 más leída del mundo según números de alexa.com.

La intención, según el artículo de BBC de Rakuten para comprar el lector no es solo poder vender más libros online, sino tener un elemento nuevo para poder hacer compras directas sin necesidad de ningún otro aparato.

La empresa japonesa tiene como finalidad que el idioma inglés sea la principal lengua de su página para 2012, es decir, quieren ir con todo contra Amazon. Punto.

Lo que me parece apasionante es el giro que va tomando la tecnología. Un solo aparato, optimización de espacio, perfeccionamiento del sentido del tiempo.  No necesitar nada más que un par de artilugios para tener toda tu vida en orden, a la mano y disponible a cualquier hora en cualquier lugar. Por supuesto, esto icluye libros y revistas literarias. Al igual que películas, pornografía, apuestas, y materiales de extorsión. Cosas buenas, malas, regulares. Todas impresionantes. Y todas aquí y ahora.

Para la tecnología, nuevos retos, para gente más exigente cada vez. Más demandante, más prácticos, pragmáticos y con menos capacidad de asombro. Para los negocios es el nacimiento de nuevos monstruos. De dragones de cualquier parte del mundo dispuestos a devorar al continente vecino de un bocado. El mar ya no cuenta. El aire ya no cuenta. Aquí y ahora. Punto.

Bueno, yo solo quería contar que Rakuten compró Kobo. Los lectores electrónicos son un hecho. Dentro muy pocos años todos leeremos en ellos. Los libros de papel serán una hermosa y romántica experiencia, por supuesto que no desaparecerán, seguirán adornando nuestros espacios.

Práctico. Pragmático. Una mundo de aquí y ahora. Contra todo concepto de paciencia. El arte y la tecnología tienen una estrecha relación. El comercio sigue siendo el gran motor que mueve a ambos.

Y la ciencia siempre será su puta.

AI WEI WEI Y LOS DISIDENTES

20111101-081653.jpg
Me gusta escuchar historias de disidentes y cosas así, de gente que se atreve. Algunas veces solo buscan llamar la atención, otras creen realmente en lo que hacen. Con fervor y hasta la muerte. Sin embargo, en cada uno de los casos, sea fachada o verdadera convicción, estas personas tienen una interesante causa que seguir.
Es aquí donde quedo anonadado. Aquí es donde veo a los anticastristas muriendo de hambre en su propia huelga, aquí es donde quedo asombrado por el alcance del blog de Yoani Sánchez y sus tuits que la convierten en víctima y a la vez Houdini de un sistema represor.
Algo tienen los rebeldes que me gusta de repente. Los disidentes y los inadaptados. Una categoría de personas que, en la historia ha incluido a grandes líderes y a inmensos charlatanes. ¿Cómo no iba a ser un tema apasionante, entonces, leer esta mañana de Ai Wei Wei, el gran creativo chino de 54 años que es acusado en China por no pagar, supuestamente, impuestos. El creador de una playa hecha de pepitas de porcelana en Londres, de una enorme esfera hecha de bicicletas, y de otros mágicos ingenios con alto valor estético, fue encarcelado por tres meses a mediados de este año. En teoría no se pudo probar nada para su detención y fue liberado. Sin embargo ahora lo acusan de deber 2.4 millones de dólares. Y en BBC dice que no sabe si va a pagar. El gobierno no le permite revisar los libros de la empresa.
No sé cuál sea el fondo de la historia, pero definitivamente me cae mejor un artista disidente que el opresor gobierno chino. Lo que me queda claro es que es una emocionante noticia de un personaje que inspira a millones de artistas y de disidentes. Una vez más es arte lo que disfraza la política. Me gusta.